Solidaridad y compromiso en el Día Mundial del Agua

Cómo ya sabéis este año desde HANNA Instruments nos hemos marcado como reto colaborar de nuevo con UNICEF Comité Español a través del programa PYMES Amigas, con el objetivo de aportar nuestro granito de arena en el cuidado del agua y la educación. A través de este programa se apoya el trabajo de UNICEF a favor de la educación de niños y niñas en África.

Hoy, 22 de marzo, se celebra el Día Mundial del Agua, un momento para reflexionar sobre el papel del agua en la vida de las personas y visibilizar los proyectos de mejora en el acceso a este bien fundamental para el ser humano.

Por ello queremos compartir la historia de la escuela de primaria Jalo, en el norte de Malawi, un claro ejemplo de cómo la solidaridad puede cambiar la vida de los niños y niñas, en este caso facilitando el acceso al agua en la escuela, motor de prosperidad, salud y bienestar.

La escuela Jalo alberga a más de 2.100 estudiantes. Los niños y niñas solían sacar agua del pozo del pueblo, a un kilómetro de distancia, teniendo que esperar largas colas y perder clases. Sin agua de fácil acceso resultaba difícil mantener una buena higiene en la cocina y el comedor, así como en los alrededores de la escuela y en los baños.

Esta situación se agravaba con la temporada de lluvias ya que el agua se convertía en no potable y provocaba que niños y niñas enfermaran, mientras que en verano el pozo comunitario se secaba y dejaba sin agua a la escuela.

Todo esto cambió cuando UNICEF construyó un sistema de agua reticulado con energía solar como parte del Proyecto “Escuelas Vivas”. El sistema tiene dos grifos que abastecen a la escuela con agua potable y clorada y otros dos grifos que abastecen de agua a las casas de los maestros, maestras y la comunidad circundante. 

Ahora hay agua potable para cocinar y lavar la ropa, los alrededores de la escuela son verdes y también se ha creado un huerto para complementar la dieta escolar, lo que ha atraído a nuevos estudiantes y ha reducido el absentismo.

Además de proporcionar agua, la energía solar también se ha utilizado para iluminar las aulas por primera vez. Como resultado, el año pasado los alumnos han podido estudiar durante las horas nocturnas, que contribuyó a que 22 estudiantes fueran seleccionados para escuelas secundarias de alto rango.

El proyecto Escuelas Vivas de UNICEF tiene como objetivo aumentar el acceso a una educación básica de calidad para los niños y niñas de Malawi al hacer que las escuelas sean más resilientes al cambio climático y mejorar la calidad de la educación.

¡Enhorabuena! 

Publicaciones Relacionadas: